jueves, 20 de junio de 2019

Ensalada tibia de trigo tierno con crujiente de pulpo (74º desafio en la cocina)



Llega el final de curso y también nuestro último desafío por ahora. Y qué mejor manera de recibir el verano que con una rica ensalada.

Este es el desafío, ENSALADA!!! Tendremos una gran variedad de ellas, seguro.

Esta ensalada siempre la hace en casa mi hija Irene; a ella se la enseñaron en la Escuela de Hostelería, donde hizo un curso de cocina. Y me encanta como le queda!!!!

Pero hoy, y con sus consejos, me ha tocado hacerla a mí.

Creo que no me ha quedado mal, jejeje

Estaba rica, rica!!!



Ingredientes:



Para tres personas:


125 gr. de trigo tierno Nomen
2 zanahorias
1 calabacín
1 huevo
una pata de pulpo cocido
8-10 cortezas
sal
pimienta negra recién molida
vinagre
aceite de oliva virgen


Elaboración:

Cocemos el trigo tierno según las indicaciones del fabricante. Lo escurrimos y reservamos.

Trituramos las cortezas en una picadora o en thermomix.

Pelamos las zanahorias y las cortamos en bastones.

Lavamos y pelamos el calabacín, sin quitarle toda la piel, y también lo cortamos en bastones.

En una sartén ponemos un chorrito de aceite y cuando esté bien caliente salteamos la zanahoria y el calabacín salpimentados. Vamos dándole unas vueltas durante unos minutos y lo retiramos.

Cortamos el pulpo en tiras, lo pasamos por el huevo batido y seguidamente por las cortezas trituradas.
Las freímos en aceite bien caliente, y cuando estén doradas las sacamos depositándolas sobre papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.

Hacemos una vinagreta con el aceite, vinagre y sal.

Ponemos en un plato o cuenco el trigo tierno, la zanahoria, el calabacín y el crujiente de pulpo.

Se aliña con la vinagreta y queda lista para degustar.

No os imagináis la delicia de esta ensalada, y el crujiente de pulpo al morderlo...hummm divino!!



Espero que os haya gustado.

Vamos a ver todas las ensaladas de éste desafío!! Picad aquí

DESAFÍO EN LA COCINA











Feliz verano!!!














lunes, 20 de mayo de 2019

Tarta mousse de mango (73º desafío en la cocina) 7º aniversario




Este mes es muy especial, es el 7º aniversario de "Desafío en la Cocina". Y lo vamos a celebrar con una estupenda tarta mousse. La ocasión la merece!!

Cómo me gusta mucho el mango y aprovechando que tenía en casa, no he tenido ninguna duda a la hora de decidirme.

Estoy deseando ver las tartas de mis compañe@s. Es  una tarta muy suave y rica, de éstas que nunca te cansas de comer, y estoy segura que tendremos una gran variedad en éste desafío.

Gracias por otro nuevo desafío y por los siete años que celebramos!!

FELICIDADES BOOSS!!!!! 



Ingredientes:


200 gr. de galletas digestive
90 gr. de mantequilla sin sal
450 gr. de mango pelado y troceado
300 ml. de nata para montar
100 gr. de panela (azúcar moreno sin refinar)
2 yogures naturales griegos
6 láminas de gelatina neutra
250 gr. de mermelada de mango







Elaboración:


En un cuenco con agua ponemos cuatro láminas de gelatina para que se hidraten.

Mientras tanto trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla que habremos derretido  previamente en el microondas.

Preparamos un molde desmoldable de 20 cm. Forramos la base y los laterales con papel de hornear, y vertemos sobre la base las galletas con la mantequilla, aplastando con una cuchara para que quede uniforme. Metemos en la nevera.

En el vaso de la batidora ponemos el mango pelado y troceado junto con la panela y trituramos.

Lo pasamos a un cazo y lo ponemos a fuego lento. Removemos de vez en cuando y añadimos bien escurridas las cuatro láminas de gelatina. Seguimos removiendo y cuando veamos que se han disuelto por completo, retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Ahora montamos la nata y cuando esté montada añadimos los yogures con movimientos envolventes. 
Vamos incorporando el puré de mango que ya estará frío, poco a poco.

Una vez bien mezclado todo incorporamos la mezcla al molde y lo metemos en la nevera unas dos horas.

Preparamos la cobertura poniendo en un cazo al fuego la mermelada de mango, e incorporamos las dos láminas de gelatina que habremos tenido en agua hidratando. Removemos hasta que se disuelvan bien, retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Sacamos el molde de la nevera y cubrimos la mousse con la cobertura de mermelada de mango.

Volvemos a introducirla en la nevera otras dos horas, o hasta que esté cuajada.

Sacamos, desmoldamos y adornamos con pepitas de chocolate y unas flores de oblea.





Una tarta rica y refrescante!!!

Si queréis ver las tartas mousse del desafío picad aquí  















Hasta el próximo desafío que será salado!

sábado, 20 de abril de 2019

Galletas de zanahoria y queso crema (72º desafío en la cocina)


Galletas saladas. Este es el desafío que nos propuso Mari Luz del blog "Trasteando en mi cocina"

Me he decidido por estas que había visto hace tiempo en el libro que tengo de galletas de Xavier Barriga

Están buenísimas tanto con queso como sin él, y el aroma que desprenden al hornearlas es delicioso.

Os animo a probarlas!



Ingredientes:


Para unas 30 galletas


125 gr. de mantequilla pomada
50 gr. de azúcar demerara (azúcar moreno sin refinar)
1 huevo
160 gr. de harina floja
3 gr de levadura química
ralladura de un limón
nuez moscada rallada
2 zanahorias crudas ralladas
1 cucharadita de sal
queso crema


Elaboración:


Mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta que la crema empiece a blanquear y esponjar ligeramente.

Añadimos el huevo, mejor si está a temperatura ambiente. Y batimos hasta que se incorpore bien.

En un bol aparte, mezclamos la harina, la levadura, la sal, la ralladura de limón, y la nuez moscada.
Lo unimos todo a la mezcla anterior.

Ahora incorporamos la zanahoria finamente rallada y lo mezclamos todo de nuevo.

Con la masa obtenida, la ponemos sobre film transparente y la envolvemos formando cilindros uniformes. Lo guardamos en la nevera hasta que adquiera firmeza.

Calentamos el horno a 170-180º

Cortamos los cilindros en discos de medio centímetro de grosor, y los colocamos en una bandeja de hornear cubierta de papel sulfurizado.

Horneamos las galletas hasta que estén doradas y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Con un cuchillo o una espátula pequeña ponemos una cantidad apropiada de queso para untar sobre la parte plana de la mitad de la galleta, y la tapamos con la parte plana de otra galleta.



Ricas, ricas!!!!

Picad aquí para ver las galletas de mis compañer@s.DESAFÍO EN LA COCINA



Y el próximo desafío es salado. Qué será?


miércoles, 20 de marzo de 2019

Tarta selva negra primavera (71º desafío en la cocina)




Un postre delicioso y  rico para un nuevo desafío en la cocina!

Carolina del blog "Tomillo, laurel y otras cosas de comer" nos propuso postres "Selva Negra" para éste desafío. El requisito indispensable era que debería llevar los tres ingredientes y sabores característicos que tiene esta rica tarta: Nata, chocolate y cerezas, o bien mermelada de cerezas.

Me puse a mirar libros de postres que tengo por casa, puesto que no había hecho nunca ésta tarta, y di con uno que es de mi hija. Regalo de una amiga por un cumpleaños.



"Pasteles de Alta Costura" de Patricia Arribálzaga. Un maravilloso de libro, donde las tartas, pasteles y cupcakes de sabores delicados y tentadores parecen de cuento. Aparte de tener unas fotos preciosas,  están buenísimos os lo puedo asegurar.  En él encontré este postre de Selva Negra.

He utilizado cerezas en almíbar y unas cuantas frescas para adornar. Como no estamos en temporada de cerezas están super caras jejeje. Las he encontrado por casualidad en una frutería de esas que tienen delicatessen.


Ingredientes:


Para el bizcocho genovés de chocolate:


25 gr. de mantequilla
3 huevos
70 gr. de harina
90 gr. de azúcar
25 gr. de cacao amargo en polvo

          -------


un tarro de cerezas sin hueso Odenwald
unas cerezas frescas para adornar
flores de fondant



Para el almíbar de kirsch:


25 gr. de kirsch (aguardiente de cerezas)
25 gr. de almíbar del tarro de las cerezas
una cucharada de azúcar


Relleno de crema chantilly:


200 gr.de nata para montar
40 gr. de azúcar glas
       
        


Elaboración:


Comenzamos haciendo el bizcocho genovés, y para ello mezclaremos la harina y el cacao y lo tamizamos dos veces.


Montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos a las yemas mezclando con suavidad.

Agregamos la harina y el cacao en tres tandas muy suavemente con una espátula para que la mezcla no pierda volumen.

Derretimos al fuego la mantequilla y la incorporamos a la mezcla, siempre con movimientos envolventes.

Con papel de horno cubrimos la base de una bandeja y vertemos la masa, alisándola con la espátula para que quede una capa fina.

Horneamos a 180º durante 10 minutos.

Cuando se haya enfriado, colocamos la plancha de bizcocho sobre la mesa de trabajo con el papel de horno hacía arriba y lo retiramos con cuidado.

Con aros o cortadores circulares de metal cortamos 4 piezas. Yo he utilizado aros de 10 cm. de diámetro.


Para el almíbar ponemos en una cazuela el kirsch, el almíbar de las cerezas y el azúcar. Lo llevamos al fuego y removemos mientras se calienta. Cuando hierva lo retiramos del fuego y reservamos.


Ahora preparamos la crema chantilly. La clave para que quede perfectamente montada es que tanto la nata como el bol y las varillas estén muy fríos, para ello los tendremos en la nevera una hora antes por lo menos. Incluso podemos pasar la  nata de la nevera al congelador unos 10 minutos antes de montarla, para que esté bien, bien fría.

Utilizaremos una nata que tenga como mínimo un 35% de materia grasa

Ponemos la nata en el bol y batimos a velocidad media con las varillas eléctricas. A medida que vaya espesando la nata aumentamos la velocidad. Añadimos poco a poco el azúcar y seguimos batiendo hasta que esté totalmente montada.


Para montar la tarta ponemos la primera capa de bizcocho sobre el plato en el que vayamos a presentarla y lo pincelamos generosamente con el almíbar de kirsch.

Incorporamos la crema chantilly  a una manga pastelera con boquilla lisa gruesa y cubrimos la tarta con la crema empezando desde el centro y en forma de espiral hacía fuera. Ponemos las cerezas cubriendo toda la superficie y apoyamos encima otra capa de bizcocho.

Repetimos la misma operación con todas las capas de bizcocho y al terminar cubrimos con la crema. Ponemos sobre ella las cerezas frescas para adornar.

Hacemos unas florecitas de fondant y adornamos con ellas la tarta.


Os gusta como ha quedado?

Con el bizcocho que sobró hice otras dos tartitas más pequeñas.



Qué ganas de ver los desafíos de mis compañer@s!! Picad aquí
DESAFÍO EN LA COCINA
Y ya sabéis que el próximo desafío es salado.








miércoles, 20 de febrero de 2019

Sushi Maki y California Rolls (70º desafío en la cocina)


Creo que nunca habría hecho sushi, ya que en casa a nadie le gusta y yo,tengo que deciros, que sólo lo había probado una vez. 

Cuando Rocío del blog "Chismes y Cacharros" nos propuso este desafío pensé que no sería capaz de hacerlo,  y si lo hacía me lo tendría que comer yo sola, como así ha sido jeje. 
Me ha encantado!!!

Así que tengo que darle las gracias a Rocío por éste nuevo desafío.

Nos propuso que podíamos hacer "Maki", "Urimaki", "Nigiri" o "California rolls".

Como para mi todo era nuevo y nunca lo había hecho, me he decidido por el primero y el último: "Maki" y "California rolls".

Maki: En japonés la palabra "maki" significa "enrollado" y suele designar esos rollos de alga nori rellenos de arroz sushi y de verduras y / o pescados. 

Una vez enrollados se suelen cortar en 8 porciones, lo que hace que los makis tengan un cierto tipo de grosor. Están pensados para comerlos de un solo bocado.

California rolls: El california roll fue inventado en los Ángeles por cocineros japoneses que adaptaron las recetas de sushi tradicionales a los ingredientes comunes de la ciudad. El California roll, entra en la categoría de los "uramaki", que son los rolls de sushi hecho con el arroz en "la parte de afuera" así que la técnica para elaborarlo es diferente a del resto de makis.

Para enrollarlos utilizaremos una esterilla de bambú.

Vamos con la receta!



Ingredientes:


1 taza de arroz para sushi
1 taza de agua
2 cucharadas de vinagre de arroz
1 cucharada de azúcar
una pica de sal

Para el maki:


aguacate
salmón ahumado
1 hoja de alga nori


Para el california rolls:


palitos de cangrejo
1 hoja de alga nori
semillas de sésamo


Elaboración:


Ponemos el arroz para sushi en un bol y lo lavamos con agua fría, cuatro o cinco veces, para quitarle el almidón.

Una vez bien lavado, lo dejamos reposar en un escurridor unos 15 minutos.

Lo ponemos en una cazuela con el agua y lo llevamos a ebullición a fuego fuerte. Cuando empiece  a hervir bajamos la temperatura al mínimo y ponemos la tapadera. Dejamos cocer durante 12 minutos a fuego mínimo.

Lo retiramos del fuego y lo dejamos reposar tapado durante 15 minutos.

Mientras esperamos que el arroz repose, vamos a preparar el vinagre. En un cuenco ponemos el vinagre de arroz, el azúcar y la pizca de sal. Removemos bien.

Ponemos el arroz en un bol de cristal o cerámica. Nunca de metal. Aunque lo ideal sería un bol de madera.

Separamos el arroz con ayuda de una cuchara de madera e incorporamos el vinagre, dándole unas vueltas para que el vinagre quede bien integrado en el arroz, y al mismo tiempo le damos aire con un abanico para enfriarlo.

Lo dejamos reposar tapado con un paño hasta que vayamos a preparar el sushi.


Para enrollar el maki:



En una superficie lisa ponemos la esterilla cubierta con film transparente para que el arroz no se pegue a ella. 

Ponemos encima la hoja de alga con la cara lisa hacía la esterilla, ya que por la cara rugosa ponemos el arroz. 

Preparamos un recipiente con agua para humedecernos las manos y poder manejar mejor el arroz sin que se nos pegue.

Extendemos encima de la hoja de alga una capa fina de arroz y sobre el centro una linea de aguacate y otra de salmón. 

Con la ayuda de la esterilla vamos enrollando el alga sin apretar demasiado, pero con firmeza.

Cortamos el maki en 6-8 trozos, mojando con agua la hoja el cuchillo para garantizar un corte limpio. 

Lo servimos con la salsa que más nos guste.

Yo lo he acompañado con salsa de soja y salsa agridulce.



Para enrollar el california rolls:



Colocamos la hoja de alga nori sobre la esterilla  (siempre la parte lisa hacia abajo) y sobre ella, con las manos humedecidas vamos poniendo una capa fina de arroz.

Le damos la vuelta a la hoja de alga, de forma que el arroz quede en contacto con la esterilla. Ya que el arroz quedará en la parte externa del rollo.

Ante nosotros quedará ahora la otra parte del alga completamente vacía. En el centro colocaremos una línea de arroz y sobre ella ponemos los palitos de cangrejo.

Enrollamos con la ayuda de la esterilla, y espolvoreamos el rollo de sushi con las semillas de sésamo.

Cortamos en 6-8 porciones y servimos con las salsas.



      
      Rico, rico!!!!

Si queréis ver los desafíos de mis compañer@s. Aquí
DESAFÍO EN LA COCINA

Y el próximo desafío... dulce, dulce!!







domingo, 20 de enero de 2019

Whoopies Red velvet con frosting de queso (69º desafío en la cocina)





Comenzamos el nuevo año con un nuevo Desafío en el cocina. Sí, con
unos ricos y estupendos Whoopies.

El Whoopie es un dulce estadounidense considerado tanto una galleta como un pastel.

Nunca los había hecho, y me han encantado, por lo sencillos que son de hacer y lo buenos que están.

Son unos bocaditos tiernos y riquísimos, donde podemos sorprender a nuestros invitados!!

Vamos con la receta


Ingredientes para unos 12 whoopies


Para la masa


170 gr. de harina de repostería
125 ml. de leche
75 gr. de mantequilla
1 huevo
100 gr. de azúcar glas
1 cucharadita de esencia de vainilla
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de colorante rojo


Para el frosting


30 gr. de mantequilla
200 gr. de queso crema
75 gr. de azúcar glas
unas gotas de esencia de limón


Elaboración


En un bol grande ponemos la mantequilla a punto pomada junto con el azúcar glas y batimos con unas varillas de mano, o bien eléctricas hasta que la masa esté suave.

Ahora añadimos el huevo, la esencia de vainilla, la leche y continuamos batiendo bien.

Tamizamos la harina y el bicarbonato.

Vamos incorporando poco a poco la harina y batiendo hasta que quede una crema homogénea  y sin grumos.

Incorporamos un poco de colorante rojo, hasta lograr el color deseado.

Ponemos la crema en una manga pastelera con una boquilla lisa, y la vamos poniendo en el molde.


Si no tenemos molde, sobre una placa con papel de horno formamos unos círculos de masa un poco separados unos de otros, para  que no se peguen al hornearlos.

Horneamos a 175º durante unos 10 minutos.

Sacamos y mientras se enfrían preparamos el relleno.

En un bol ponemos la mantequilla a punto pomada junto con el queso crema. Batimos con las varillas eléctricas y cuando esté bien incorporado añadimos el azúcar glas, la esencia de limón y seguimos batiendo hasta obtener una crema homogénea.

Ponemos la crema en una manga pastelera y rellenamos nuestros whoopies.


Ricos no, riquísimos!!!


DESAFÍO EN LA COCINA

Vamos a ver los Whoopies de mis compañer@s. Picad aquí





Y el próximo desafío será salado.