sábado, 12 de octubre de 2013

Rosquillas bañadas de la abuela Alejandra





 Qué ganas tenía de publicar las rosquillas de mi abuela Alejandra!!!. Me traen unos recuerdos entrañables del pueblo. La abuela solía hacerlas cuando eran las fiestas, en la lumbre de la chimenea. 

Siempre estábamos allí para ayudarla (para hacer estas rosquillas se necesita ayuda) y siempre lo agradecía. Era todo bondad!!!






Mi abuela Alejandra guardaba las rosquillas en una caja de lata dentro del aparador. Cuando la abría para darnos una, salía un maravilloso olor que nunca he olvidado.

Apunté la receta para no olvidarla, y todos los veranos, cuando estoy en el pueblo las hago. No duran nada: no sabéis lo que gustan.


Ingredientes:

6 huevos (de ellos, separad 3 claras para hacer el baño de las rosquillas)
2 cascarones de anís
5 cascarones de aceite de oliva
1 sobre de levadura
harina la que admita (no debe quedar dura la masa)
aceite de girasol para freírlas 

Para bañarlas:

3 claras de huevo
250 gr. de azúcar
piel de 1/2 limón

Elaboración:

Lo primero que haremos será separar  tres claras de huevo y las reservamos.

En un bol ponemos los tres huevos enteros y las tres yemas que hemos separado de las claras. Añadimos los dos cascarones de anís y los 5 de aceite de oliva. Batimos con las varillas. 

 Ahora incorporamos la levadura y la harina poco a poco. La masa no debe de quedar dura, mejor que se nos pegue un poco a las manos. No os preocupéis, nos untaremos las manos de aceite para poder darle bien la forma a las rosquillas.


En una sartén grande ponemos abundante aceite a calentar. Las rosquillas deben flotar en el aceite cuando las friamos.

Cuando el aceite esté bien caliente vamos cogiendo pequeñas porciones de masa, le damos forma de rosquilla y las echamos en la sartén. Bajamos el fuego un poco, tienen que quedar doradas pero bien hechas por dentro. Si tenemos a alguien que nos pueda ayudar mejor, pues al echarlas en la sartén, rápidamente con un palito largo de madera se les dará unas vueltas en el agujero de la rosquilla para que no se cierre y se puedan colgar bien en las varas.

Cuando estén doradas por los dos lados, las sacamos y dejamos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Ahora hacemos el baño poniendo las 3 claras de huevo, el azúcar y la piel del limón.



Batimos hasta conseguir un buen punto de nieve. Debe de quedar muy bien batido para que se seque bien cuando lo pongamos en la rosquilla.

Con una cucharilla cogemos punto de nieve y vamos bañando las rosquillas. Las colgamos con cuidado en las varas de bambú (yo son las que utilizo) un poco separadas entre sí para que no se peguen.  


Las dejamos toda la noche colgadas en las varas y al día siguiente ya estará el baño seco. Las guardamos en una caja de lata. Con las medidas que os he dado, salen 30 rosquillas aproximadamente.

Son un pecado, sobre todo si se toman con oporto o moscatel. Os aseguro que no dudarán mucho tiempo guardadas en la caja. Por lo menos en mi casa no duran nada!!




34 comentarios:

  1. Mmm que buena pinta! Se me hace la boca agua con solo ver las fotos! Otra gran receta... Enhorabuena!! :)

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Alejandra, me han enamorado, solo leer tu entrada y saber que son de tu abuela, no lo puedo remediar, pero las recetas de las abuelas para mi son sagradas, me gustan con locura, y estas estan para gustar de principio a fin, son preciosas, ademas de ricas, que razon tienes, al decir que recuerdas su olor cuando tu abuela abria la caja, son olores inolvidables, me llevo la receta de tu querida abuela. Mil besicos tesoro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María, tus comentarios me alegran siempre. Eres un cielo!!!
      Estas rosquillas son las que más me gustan, están muy buenas y además....son de mi abuela!!!! Besos

      Eliminar
  3. estas son las recetas que mas me gustan las que tienen tradicion y que nos recuerdan a alguien querido!! me la llevo que estoy segura que sera un éxito! bicos

    ResponderEliminar
  4. Gracias Viví, claro que si son las mejores recetas. Besos

    ResponderEliminar
  5. Menuda pinta que tienen las rosquillas, se parecen a las tontas que se comen en mi pueblo y mira que les tengo ganas pero como no encuentro la receta me guardo la tuya para hacerlas. Qué ricas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás cuando las hagas. Verás que ricas Rocío

      Eliminar
  6. pero que ricas! tienen una pinta estupenda y con el glaseado..seguro que estan deliciosas, una gran receta! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tere, la verdad es que están deliciosas.

      Eliminar
  7. Puff increíbles! recuerdo que este verano en el pueblo las teníais contadas jejeje y creo que solo me dio tiempo a probar un par de ellas.... así que tendrás que volver a hacerlas !!!

    :) irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como para no contarlas!!!! las haré, no te preocupes.

      Eliminar

  8. Haciéndolas, lo pasamos pipa este verano, aunque alguno que batió acabó doliéndole brazo y mano.

    Al guardarlas en la lata, las fuimos contando....tocamos a tras cada uno ¡advertimos!.Pero las cuentas no cuadraron., el manjar es especial y en la familia hay bocas muy golosas ....

    Hubo quien de noche y a hurtadillas , no solo levantose a beber agua, sino a zamparse de paso una ROSQUILLA

    Tu hermana Sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja hermana, pero que familia de golosos, y que bien que lo pasamos.

      Eliminar
  9. Me recuerdan los roscos de Loja, me encantan los dulces caseros y tomo nota de tus rosquillas. Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Vaya sorpresa más grande que me has dado, al ver publicada la receta de rosquillas, de nuestra abuela!!!
    ¡¡Qué recuerdos me traen!!...la abuela batiéndo las claras a punto de nieve, en el perol....y alguna vez, en la casa del jardín
    colgadas, para que se secase el baño.

    Tu sobrina acaba de preguntarme: ¿ y cuándo las haces ? Ya sabes que a ella le gusta la cocina, cuando nos pongamos a ello
    te lo diré.....y como probó alguna éste verano....ahora sabe cómo se hacen.

    .....y como para no contárlas, Irene,....eso es como guardar un tesoro..

    ¡ Y que fotos más bonitas !!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes hermana, tienes que hacerlas que tú sabes que están muy ricas. Y gracias, gracias por estar siempre aquí.
      Muchos besitos!!!!

      Eliminar
  11. Que ricas y mira que le tenía ganas a esta receta.Muchas gracias y besos cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Doris por pasarte por mi cocina. Un besito

      Eliminar
  12. Ay estas abuelas, qué inteligentes!! Me ha hecho mucha gracia el secado de estas rosquillas en las cañas de bambú... crees que en el tendedero del patio de vecinos irá bien?? a lo mejor cuando vaya a buscarlas no queda ni una, jajaja
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  13. Que buena eres Mabel!!! ni se te ocurra ponerlas en el tendedero!!!! estoy segura que no quedaría ninguna jajaja. Un besazo

    ResponderEliminar
  14. Me encantan las recetas con tradición, son las mejores, muy entrañables y muy, muy ricas, y además cargadas de buenos recuerdos. Bsito

    ResponderEliminar
  15. Alejandra acabo de ver estas rosquillas las cuales me han llamado la atencion la forma tan tradicional como has elaborado esta receta y en el que he estado viendo tu blog y me ha llamado bastante la atencion la maravilla de platos que tienes y en el que si no te importa me quedo por aqui. Y si lo deseas te invito a ver mi blog www.lacocinadeltiti.blogspot.com. Un saludo y encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias jose carlos por visitar mi bog.
      Me paso por el tuyo para conocerte. Besos

      Eliminar
  16. Tienen una pinta espectacular, seguro q están deliciosas, las recetas de las abuelas nunca fallan.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse, las recetas de las abuelas son maravillosas. Besos

      Eliminar
  17. Riquísimas. Las rosquilla me encantan pero no suelo hacerlas porque no tengo una receta con la que salgan perfectas. Probaré con esta!
    Elena

    http://mrmlada.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pruebas estas no te arrepentirás Elena, ya verás. Un beso

      Eliminar
  18. ¡Ay, que estas rosquillas son parecidas a las del pueblo de la familia de mi abuela (un pueblo de Segovia)!. Me encantan, me quedo con la receta a ver si me animo a hacerlas, porque tienen una pinta riquísima.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Morguix, si las pruebas seguro que te gustan.Besos

      Eliminar
  19. Que rosquillas mas deliciosas , me comeria unas cuantas.. me copio la receta para hacerlas...sudos

    ResponderEliminar